Desde Cuba: Los cómplices de la muerte por Oscar Padilla Suárez

 

Los cómplices de la muerte

Oscar Padilla Suárez.

Teléfono: 52055350.

La mala situación epidemiológica en la provincia de Camagüey no es un secreto para los habitantes, los hospitales están abarrotados de pacientes contagiados con dengue y zika. En el Pediátrico han tenido que habilitar camas en los pasillos para su permanencia en la institución, los demás han sido ubicados en la escuela Vocacional Máximo Gómez.

El hospital Amalia Simoni, hace más de dos meses está en la misma situación, tienen detenidas las cirugías, un número considerable de los pacientes ingresados, son del municipio Florida.

A ello hay que sumar los focos de infección y la preocupante escasez de medicamentos que presenta la provincia (al igual que el resto del país), de ellos más de 50 están hoy en falta total.

Debido a esta situación epidemiológica, a la población se le multa por cualquier foco que se le detecte, tanques destapados, larvas, etc. Sin embargo, el propio Estado es el mayor responsable de la propagación de estas epidemias, con salideros permanentes de aguas albañales, con construcciones en deterioros y cerradas por las propias autoridades.

Ejemplo de esto es la edificación ubicada en la calle Avellaneda #417 entre Francisco Quiñones (Francisquito) y San José que hoy es hábitat de roedores, cucarachas, mosquitos, moscas, etc.; situación que ha sido motivo de quejas por parte de la población y se ha informado a las autoridades sanitarias y gubernamentales de la provincia sin obtener respuestas.

Pero la historia de este local es sin dudas más abrumadora, y es que años atrás -por el deterioro de este inmueble- murió Bebo -residente del local- al rodar por las escaleras; la misma suerte la corrió un vecino que estuvo de visita (del cual se desconoce el nombre) y el hermano de “Mingo” que también habita allí, estuvo ingresado en politraumas. Como si fuera poco la esposa de “Papi” quedó en sillas de ruedas por la misma razón.

El año pasado, por el huracán Irma fueron evacuados todos los habitantes de este edificio multifamiliar, colapsando parte del mismo y dañando a varias viviendas que colindaban con él. Este es el caso de Grey que perdió todos sus bienes aplastados por el derrumbe; pero gracias a Dios salvó su vida, por estar fuera de la provincia.

A raíz de esto, el día 14 de septiembre del 2017, albergaron a varias familias en el campamento de Pioneros Exploradores ubicado en el Reparto El Porvenir; les dieron viviendas a otras familias, en el reparto los Coquitos y les asignaron subsidio a algunas, entre ellas a Margarita y Julián (ciego); ambos personas de la tercera edad que no han podido llevar a cabo la ejecución de la obra, por el no cumplimiento de la promesa que esta edificación sería demolida en menos de tres meses. A un año del huracán Irma y en plena temporada ciclónica, sigue en pie el edificio.

¿Qué esperan las autoridades? ¿La pérdida de más vidas humanas o la invalidez de otras? Quizás aguarden a que algunas familias más pierdan sus viviendas y con ello sus bienes.

Lo que no hay dudas es que en realidad no hay interés de eliminar estas epidemias, porque los focos se mantienen ahí; sin embargo, siempre le echan la culpa a la indisciplina de la población.

Si a lo anterior se añade la falta de fármacos se hace difícil mantener buenos niveles de salud en el país, todo parece indicar que necesitamos milagros.

Camagüey, 25 de setiembre de 2018

Los cómplices... 1.jpgLos complices...2.jpgLos cómplices...4.jpgLos Cómplices...3.jpg

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s