4 de septiembre – Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

RED CUBANA DE COMUNICADORES COMUNITARIOS

NOTA INFORMATIVA

El pasado 31 de agosto fueron arrestadas Irina Caridad León Valladares y Lisandra Orraca Guerra, en la Finca Valle a la entrada del municipio de San Juan y Martínez, donde residen, en la provincia de Pinar del Río. Dos oficiales de la Seguridad del Estado en una moto -uno de ellos nombrado Orestes Ayala- y una patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) ejecutaron la acción; alrededor de las 11 de la mañana las bajaron del auto de alquiler en que viajaban, y tomaron un paquete que traían del maletero.

Fueron conducidas a la Unidad de la PNR de su localidad y allí las entrevistó el jefe, nombrado capitán Reinier (chapa 11524). El oficial les dijo que les estaban incautando un paquete que traían consigo, por órdenes superiores, ya que pensaban que podían tener una bomba o drogas.

El bulto en cuestión, había sido recibido, procedente de una ONG de Estados Unidos de América, y tenía dentro: 1 tubo de pasta de diente, 5 cepillos de dientes, 3 latas de conservas, 3 cajas de gelatina, 2 desodorantes, 5 compotas, 2 nylon de puré de papa, sazones Goya, cuadritos de sopa de pollo, 2 paquetes de refresco en polvo, 1 paquete de servilletas sanitarias y 6 barritas de chocolate.

No obstante, al comprobar que no había una bomba dentro o drogas (lo que indicaría un nivel de ineficiencia muy grande en la Aduana del país), no quisieron devolverles el paquete, como si jugaran al juego infantil de “Allí fumé”, la policía decía que la Seguridad y estos últimos no daban la cara.

Las dos mujeres permanecieron por espacio de 24 horas paradas enfrente a la Unidad de la Policía, e iban de vez en cuando a la Carpeta, a preguntar si alguien las iba a atender, pero la respuesta siempre fue la misma: nadie las atenderá.

A ellas se unieron dos disidentes del FANTU (Frente Antitotalitario Unido), que dirige Guillermo Fariñas, ellos son: Raudel Álvarez Palacios y Juan Carlos Regalado Tabares, y después de pasar la noche allí en horas de la mañana, tras la última negativa decidieron viajar a La Habana, para poder ir a Villa Maristas o al Departamento 21 de la Seguridad del Estado para que alguien les diera una respuesta.

En horas de la tarde del día 1ro de setiembre, fueron arrestadas en la Terminal de Ómnibus de Pinar del Río cuando se disponían a tomar un transporte para la Habana. Primero las condujeron a la Unidad de la PNR de esa cabecera provincial donde les levantaron un Acta de Advertencia y les dieron una citación para que se presentaran el sábado 2 a las 9 de la mañana en la Unidad de la Policía de su pueblo, y después las trasladaron para San Juan y Martínez.

A la hora señalada estuvieron allí y la oficial de Carpeta les dijo que no había nadie que las atendiera porque estaba lloviendo (en el socialismo cuando llueve no se trabaja).  Estuvieron esperando más de una hora cuando apareció un hombre vestido de civil que dijo ser oficial de la Seguridad del Estado, pero no quiso identificarse, porque según explicó: “No me da la gana”.

Llevaron a Irina Caridad León Valladares hacia una oficina con el antes mencionado oficial y le dijo que la iba a interrogar porque estaba acusada de alteración del orden público. Ella no quiso prestar declaración porque argumentó desconocer quién él era y el susodicho la empujó, a lo cual ella respondió con otro empujón hacia él. Intervino la policía para decir que eso era desacato e Irina contestó que no sabía que era un agente del orden público. El oficial algo indignado, le prometió –de una forma “muy caballerosa” para un representante de la ley”, que le iba a dar un piñazo por la boca y le iba a sacar los dientes; al parecer tiene algún trauma contra las mujeres, porque o su mamá o su esposa lo golpean. Le levantaron un Acta de Advertencia y le pusieron una multa que ella no quiso recibir ni firmar.

Después recogieron los carnés de identidad de ellas dos y de Dagoberto Martínez Martínez, también de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios y les dijeron que esperaran fuera del recinto. Allí tuvieron el apoyo de los dos miembros de la FANTU que habían estado con ellas el primer día y se le sumaron Agustín Linares Álvarez y Eliosbel Garriga Cabrera.

Tuvieron que esperar por espacio de una hora para que les devolvieran los carnés. Desde el momento que regresaron a la casa y hasta el día de hoy, han tenido de forma permanente vigilancia con una Brigada de Respuesta Rápida.

La Habana, 4 de setiembre de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s